De mudanza: www.samuelcasado.com

El pasado 1 de diciembre de 2011 publiqué mi primer post, Bautismo bloguero, y cinco meses después, el 1 de mayo de 2012, estamos de mudanza y llevamos mi bitácora “Becario antes que empresario” a la comunidad de Gente Digital, el medio nacional líder en prensa semanal gratuita.

En el proceso del traslado también estrenamos el dominio samuelcasado.com e incorporamos al blog una nueva imagen de WordPress realizada por la empresa de diseño y comunicación Tres Tristes Tigres.

Espero que os guste el cambio, yo estoy ilusionado a la vez que agradecido.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-4V

de samucasado Publicado en General

Diez claves para que tu evento sea perfecto (y II)

 

Continuando con la serie de consejos para un evento perfecto, van los cinco siguientes:

6) Backchannel.
Si hay un detalle que ha cambiado el comportamiento de los asistentes a un evento, es el backchannel. Se trata de algo tan sencillo como colocar una pantalla lateral que muestra en tiempo real los comentarios del evento en Twitter bajo la etiqueta creada. Hay varias herramientas que te ayudan a crear el backchannel y el evento ganará: interacción entre asistentes, ponentes, organizadores y seguidores tuiteros; visibilidad on line y posicionamiento SEO; debates y preguntas en directo; análisis de la satisfacción de manera instantánea…

7) Streaming.
Contar con un servicio de videocasting es fundamental si se desea tener un gran impacto. Hoy en día el coste del streaming es bastante asequible sobre todo si se relaciona con la relevancia y visibilidad que aporta. Además, la posibilidad de colgar el evento en plataformas como YouTube es otro punto a tener en cuenta.

8) Pausas.
Planificar descansos de diez minutos cada dos horas es lo normal. Es el tiempo necesario para un café, un cigarrito, una llamada, o estirar las piernas… Además, si hay varios ponentes se debe dejar un breve margen entre ellos, para que se acomoden, prueben sus presentaciones, etc.

9) Networking.
Si tras el preceptivo turno de ruegos y preguntas se organiza un coffee break, aperitivo, catering o similar (basta con unas cañas y refrescos) se conseguirá conectar a los asistentes y generar un networking activo. Si el ponente se queda, el éxito está asegurado. Es importante que se celebre en el mismo lugar para no perder asistentes.

10) Post evento.
Tan importante como organizar un evento es el análisis de sus resultados a posteriori. Se necesita articular procedimientos para el seguimiento y medición de la satisfacción de asistentes y ponentes. En los puntos anteriores hemos visto varias herramientas (etiqueta de Twitter y backchannel) que nos ayudan a conocer la opinión de los participantes, pero hay tres fundamentales: encuestas, votaciones y debates. Si el evento cuenta con un grupo en LinkedIn es muy interesante abrir un debate sobre las conclusiones del acto: los asistentes suelen participar activamente para alargar el networking y conseguir visibilidad. Las encuestas tienen el inconveniente del escaso índice de respuesta: generalmente encontramos opiniones extremas, ya que solo contestan los insatisfechos y los súper satisfechos. Las votaciones suelen ser más dinámicas: en Iniciador Burgos seleccionamos varias frases del ponente y lanzamos la elección de la mejor. Hay más alternativas tan válidas como las anteriores, pero algo hay que hacer, porque si se puede medir, se puede mejorar.

No he entrado a valorar la convocatoria y su difusión, y seguro que además me he dejado algún punto clave que estaré encantado de añadir. ¿Qué echas en falta cuando asistes a eventos?

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-4L

Diez claves para que tu evento sea perfecto (I)

Cada vez asistimos a más actos: ponencias, charlas, presentaciones, jornadas, galas…y la organización de algunas es excelente, mientras que otras dejan mucho que desear. En base a mi experiencia como asistente y como organizador, comparto diez claves, cinco en esta primera parte, para que un evento sea perfecto.

1) El lugar.
Elegir el sitio que acoge un evento es como decidir la localización de un negocio: un alto porcentaje de éxito se consigue con una buena decisión. Lugar accesible a pie y en coche (parking cercano), capacidad suficiente para la previsión de asistencia (no hay nada más triste que ver 20 personas en un salón de actos para 250), asientos cómodos y con tomas de corriente para portátiles, smartphones y tablets, buena acústica y correcta iluminación, son las características que garantizan una buena elección.

2) Inscripción previa.
Aunque parezca una obviedad, todo evento debe tener un proceso de registro. De esta forma, los organizadores conocerán el número de asistentes y su perfil (clave para el posterior seguimiento y fidelización), así como la adecuación y la capacidad del lugar previsto. El proceso de inscripción debe de ser sencillo y rápido. Hay muchos servicios on-line, pero Ticketea destaca por ser completo, justo (si tu evento es gratis, los servicios de Ticketea también) y sencillo. Además permite la impresión de acreditaciones, o su uso como e-tickets a través de la app CheckPoint para dispositivos iOs.

3) Acreditaciones XXL.
Si el momento clave del evento es el networking, identificar a las personas será más sencillo con acreditaciones tamaño XXL. Junto al nombre y empresa, se puede añadir los perfiles en Twitter o LinkedIn para mantener el contacto post evento. La cartulina con un imperdible no sirve salvo como recurso de emergencia.

4) Zona lounge.
La zona de relax es imprescindible si el evento dura más de tres horas. Debe disponer de unos sofás o pufs cómodos (en Pufmanía los personalizan con el logo del evento o empresa), tomas de corriente eléctrica (a menudo se ocupa la zona lounge para cargar el smartphone y realizar alguna llamada), algo dulce (para cargar las otras baterías, las nuestras) y música chill out. Si además se dispone de una pantalla para seguir el evento, mejor.

5) Conexión wifi gratuita.
En el mundo de los smartphones y las tablets, asistir a un evento sin conectividad es uno de los fallos más comunes hoy en día. Ofrecer una conexión estable y con el ancho de banda suficiente es lo mínimo que se pide. La contraseña puede ser el propio nombre del evento para evitar confusiones y asegurarnos que al acabar el mismo se elimina el acceso a esa red.

Continuará…

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-4s

Cinco razones por las que tú y tu empresa tenéis que estar en redes sociales

En este espacio ya he escrito sobre las ventajas de vivir conectado y enredado y sobre el uso que realizo de las redes sociales. Ahora, para algunos escépticos, enumero las cinco razones por las que un emprendedor y su organización tienen que estar presentes activamente y con una estrategia predefinida en redes sociales.

1) Difundir tu marca personal, tu proyecto, tu start-up, tu empresa.
Solo entre las dos mayores redes sociales (Facebook y Twitter) hay casi 1.000 millones de usuarios en el mundo. A muchos de ellos te será imposible llegar si no es a través de las redes.

2) Recibir feed-back.
El modelo unidireccional donde solo se comunica desde un lado (el de la oferta) está agotado. Hay que escuchar al otro partícipe del mercado (la demanda) e interactuar.

3) Fidelizar a usuarios y potenciales clientes.
Las campañas virales y la comunicación directa harán que tus clientes se sientan parte de la estrategia de tu organización. Se convertirán en embajadores y prescriptores de tu marca.

4) Mejorar el posicionamiento en Internet de tu empresa.
Google incluye los resultados de las redes sociales y la calidad de su uso en sus parámetros de posicionamiento y respuesta a criterios de búsqueda.

5) Vender más.
Es muy difícil medir la procedencia de los clientes y vincular esos ingresos con el retorno de la inversión en publicidad, ya sea en medios tradicionales o en medios 2.0, pero a medio plazo se deben conseguir contactos que pueden traducirse en ventas. En caso contrario, toca revisar la estrategia. Algo hacemos mal.

Si todavía crees que el social media marketing es para grandes empresas y diriges una pyme, te interesa este artículo de Julio Pomar: soy pyme, ¿de qué me sirven las redes sociales?

Si estás empezando con una star-up y no sabes cómo utilizar las redes sociales, lee este post de Javier Martín de Loogic: 10 razones para usar social media en una start-up.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-4j

Ocho consejos para un networking eficaz (y II)

En la entrada anterior ofrecí los cuatro primeros consejos para un networking eficaz. Aquí van los cuatro siguientes…¡más uno de regalo!

5) Calidad siempre es mejor que cantidad.
Cuida tus contactos antes y después del networking. Cuando solicites un contacto en LinkedIn acompáñalo de un mensaje personalizado: dirígete a esa persona por su nombre y si no es alguien cercano, menciona porqué quieres agregarle a tu red (compartimos grupo, estudiamos juntos, ayer coincidimos en el evento X, o me parece interesante tu actividad). El valor no está en el número sino en el feedback que aportan esos contactos. Utiliza estrategias similares en Twitter: sé generoso y haz follows de vuelta a los seguidores que aporten a tu Timeline; comparte opiniones e información útil; agradece los RT y usa los mensajes directos para conversaciones o discusiones privadas.

6) No aislarse en la estrategia online.
Si el evento es offline obviamente es para desvirtualizarse, hablar y establecer contactos. No te aisles con tu smartphone o tablet dedicándote únicamente a twittear o escribir en tu blog todo lo que oyes y ves. Ese no es el objetivo. Yo suelo usar dos prácticas herramientas online para ahorrar tiempo y centrarme en el offline: 1) la app de Moleskine para iOs me permite anotar en mi iPhone ideas, datos curiosos o nombres de gente que me interesa contactar; 2) en Twitter publico frases con la etiqueta del evento para poder revisarlas en otro momento.

7) Llevar el kit del networker
No olvides tus tarjetas de visita. Son útiles y baratas. Éstas deben mostrar datos actuales (dirección, teléfonos…) y es imprescindible que además contengan tu nombre y apellidos, puesto de trabajo y distintas formas de contacto (fijo, móvil y correo electrónico). Algunas personas añaden sus cuentas en Twitter (si son de uso profesional), Skype o incluso un código QR para pasar los datos al smartphone mediante una foto. Si tienes material publicitario de pequeño tamaño (usb, imán, post-it, bolígrafo…) también puedes llevarlo como detalle. Si es original y/o práctico, ganarás visibilidad y los asistentes recordarán fácilmente a tu empresa.

8) Mantener el contacto post-evento.
Durante el networking intercambiarás tarjetas de visita. Si en la conversación se acuerda mandar una información por correo electrónico, ni lo olvides ni te demores. Envía esos datos y haz un seguimiento de ello: ese contacto será de confianza si consigues interactuar fuera del networking. Completa tu estrategia con una llamada telefónica o una visita. Participa en las iniciativas post-evento: debates en redes, informes de conclusiones, votación de la mejor frase o mejor presentación, etc.

Consejo final de propina: los objetivos nunca se consiguen totalmente durante el propio evento, se logran en acciones posteriores. El networking no es el fin, es un medio más.

¿Y tú como consigues que tus eventos de networking sean un éxito? Comparte tus consejos en los comentarios y los recogeré en un nuevo post.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-48

Ocho consejos para un networking eficaz (I)

Desde hace dos años están proliferando los eventos de networking. Durante mi etapa en el servicio de empleo de la universidad ya se mencionaba al networking como la herramienta más eficaz para la inserción laboral, la mejora de empleo y el establecimiento de contactos para hacer negocios. Con mi experiencia acumulada como Co-organizador de Iniciador Burgos, evento de networking de emprendedores para emprendedores, y como participante en otros similares, ofrezco ocho prácticos consejos (en esta 1ª parte del post van los cuatro primeros) para participar con éxito en reuniones profesionales y conseguir resultados online y offline:

1) Mantener actualizados los perfiles en redes sociales.
Muchos de los eventos de networking  tienen su origen en las redes sociales, generalmente en Twitter y LinkedIn. Mantener el perfil actualizado y con una foto reciente es clave. Ser cuidadoso al elegir los nombres de usuario y las fotos en redes sociales es muy importante, ya que son tu carta de presentación. Y no mientas. No todo el mundo puede ser gerente, CEO, director general o ingeniero jefe. Si no ocupas puestos relevantes en tu vida laboral, seguro que tienes una buena formación o unas habilidades que te aportan esa diferenciación. Dedicar cinco minutos al mes a completar o actualizar un perfil profesional no es un tiempo relevante y nuestra marca personal saldrá fortalecida.

2) Llegar diez minutos antes de la hora de inicio del evento.
Es una forma de conseguir visibilidad, elegir buen sitio y sobre todo tener la posibilidad de hablar brevemente con los organizadores o invitados. Preséntate sin miedo e incluso haz alguna pregunta al ponente. Además es una actitud que demuestra respeto hacia los demás y una buena organización de tu tiempo.

3) Preparar presentaciones.
Y digo bien presentaciones en plural, es decir varias. Habitualmente se conceden turnos para la presentación de perfiles y empresas pero en función del tipo de evento y del número de asistentes, la presentación será corta, de apenas 30 segundos o más extendida, tres o cuatro minutos. Y dependiendo del perfil de los participantes, si es un networking sectorial o si al contrario los networkers son heterogéneos, la presentación será diferente. En ocasiones esos detalles no se conocen hasta el momento de llegar al evento por lo que es necesario llevar preparadas distintas alternativas y otras veces se dispone de una web para colgar la presentación con anterioridad y que los asistentes lleguen con ellas vistas previamente.

4) Mostrar una actitud participativa.
Si acudes a un evento de networking es para ver y ser visto. Sé participativo, interactúa y comunícate pero no monopolices las conversaciones: escucha, tu “discurso” es bueno pero siempre se aprende más del resto que de uno mismo (excepto de tus propios errores). Una actitud de comercial agresivo que solo quiere vender no suele ser la más apropiada: el networking es un evento para conocerse, las ventas pueden llegar en un contacto posterior.

Continuará…

PD: Si te han parecido útiles los consejos anteriores, seguro que te interesa este post de un experto en networking activo, Emilio Márquez: 7 consejos para asistir con éxito a una reunión de networking.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-3W

Porqué adoro una marca: Apple 

Soy parcial. Lo reconozco. Pero es mi opinión. Porque aunque sea maquero mi opinión es válida, ¿o no?

Para mi las marcas son importantes. Aunque más importante son los productos, las marcas te dan pistas. Pistas de lo que te pueden ofrecer mediante experiencias presentes o pasadas. Aunque a veces se podría aplicar el conocido aforismo a modo de advertencia, como si de un producto financiero se tratara: rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. O mejor: satisfacciones pasadas no garantizan satisfacciones futuras. Porque las marcas, como las personas, o quizá porque las dirigen personas, también cambian, evolucionan, mejoran, empeoran, y en ocasiones hasta mueren, desapareciendo.

La diferencia fundamental entre los productos de la manzana mordida de Cupertino y el resto es la satisfacción de uso que generan al cliente avanzado. Quizá el comprador también valore su excelente diseño, la calidad visual y al tacto de sus materiales (hoy en día aluminio y vidrio fundamentalmente) y una durabilidad superior en la vida media del producto en comparación con su competencia. El usuario valora lo fácil e intuitivo de su manejo y la exclusividad que aporta su posesión. Nadie discute que un iMac o un MacBook además de ser herramientas de trabajo son iconos de diseño. Decoran la estancia en la que cohabitan, bien sea un estudio rodeado de planos y maquetas, un despacho lleno de libros, una tienda repleta de fotos, entre los cafés y GinTonics de un bar, con la ropa de una boutique, en una cabina inundada de cd´s o en un dormitorio. Son productos que se exhiben, no se esconden como feas herramienta de trabajo, como un mal imprescindible.

Hay multitud de curiosas teorías para diferenciar a los usuarios de Mac y PC: en una de estas encuestas se identificó a los maqueros como más jóvenes, con más estudios, de ideología liberal, urbanitas y consumidores de vino frente a los usuarios de PC, menos jóvenes, con menos estudios, más conservadores, con más posibilidades de vivir en zonas rurales y bebedores de refrescos de cola. La verdad es que pese a mi identificación con el resultado de esa encuesta formando parte del primer grupo de personas no me gusta ni esa segmentación ni cualquier otra entre bueno o malo, entre urbano y rural, o entre vino o cerveza. Soy más de sumar. Prefiero la conjunción copulativa ‘y’ antes que la disyuntiva ‘o’.

De aquellos Mac Power classic de principios de los 90 con los que aprendimos informática en los maristas a mi actual iMac he vivido un largo recorrido. De idas y venidas, de decepciones y de sorpresas. Después de enamorarme de los Macintosh, llegó el momento de cambiar mis viejos walkman y discman por un iPod. Me decidí por un nano de primera generación ya que buscaba sencillez y un tamaño reducido. Negro. Con la mítica ruleta y su pantalla. Fui de los que tenía un iPhone antes de que se vendieran en España. Luego pasé al iPhone 4 y ahí sigo, esperando al 5…El iPad 2 me conquistó y hoy en día es mi salvación nocturna cuando la telebasura y el insomnio me persiguen.

Otra de las razones por las que adorar a Apple es su servicio postventa. Mi iPod nano 1G de 1Gb entró en el programa de sustitución por un posible fallo de la batería y 5 ¡cinco! años después Apple me envió sin coste el iPod nano 6G de 8 Gb. Sí, increíble pero cierto.

Esas son algunas de las razones por las que adoro una marca.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-28

GinTonic, burbuja a estallar en 2012

Explotaron las puntocom. Y el ladrillo. Dicen que este año le toca a la moda del GinTonic, las empresas 2.0 y al community manager. ¿O igual no?

Yo soy bebedor de GinTonic.

Empecé un poco antes de ponerse de moda, pues era un habitual del whisky cola y debo confesar que mientras muchos de mis amigos desertaron y cambiaron a la bebida de los piratas (ron) yo seguí fiel a la perdiz: The Famous Grouse. También recuerdo como hace solo tres años apenas podías elegir entre nacionales (Larios y MG) o de importación (Beefeter, Bombay o Tanqueray). Los más sibaritas tomaban la aromática Bombay azul (Saphire). Pero de repente, surgieron marcas y más marcas. Secas, aromatizadas, azucaradas…

En 2006 abandoné la noche y cambié mi alcoholismo de fin de semana por los digestivos gintonics de sobremesa acompañados de un buen puro habano y una animosa conversación entre amigos. Luego, la ley y otras cosas, hicieron que prácticamente dejara los habanos. Pero sigo con los gintonics.

Y la moda me ha desconcertado: por una parte, la proliferación de ginebras premium animará el mercado mientras sea capaz de absorber tanta oferta; y por otra, hace replantearme si pago un precio alto solamente por el aumento de la demanda o por un producto exquisito tanto en botella como, una vez preparado con tanto arte, en copa. De momento, como ni soy inversor en bares, ni poseo destilerías, ni alambiques me dedicaré a disfrutar.

Un consejo: por si acaso, vayan pasándose al VodkaTonic…dicen que es la próxima moda.

PD: Ahora mismo estoy disfrutando un London Gin con Fever Tree, lima y manzana roja… y pienso tomarlo con calma, como se merece. No voy a terminarlo antes por si explota, porque esta burbuja especulativa a mi no me pilla.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-3A

Poltergeist en los ayuntamientos

Últimamente en los ayuntamientos suceden fenómenos paranormales: los cajones se abren y se cierran solos. Se abren para rebuscar facturas perdidas; se cierran para esconder proyectos que nunca se ejecutarán.

Pero, ¿cuánto nos cuestan esos proyectos? Al menos, directamente, el coste de redacción del proyecto, el concurso público (si lo hay) y el coste de oportunidad de los técnicos y políticos que han trabajado en ello. Y como costes indirectos, la destrucción de empleo, la caída del consumo y una menor recaudación vía impuestos, tasas y licencias. Da igual quien gobierne: populares, socialistas, convergentes, comunistas o nacionalistas; y el tamaño del municipio: pequeños pueblos, pueblos medianos, ciudades dormitorio o capitales de provincia. Las entidades locales están endeudadas hasta las cejas (como la mayoría de los españolitos), y lo que es peor, con déficit.

Los ciudadanos entendemos que las instituciones tengan deuda, pero en ningún caso que arrastren déficit. El desequilibrio financiero viene de una mala penosa gestión por parte de los políticos y de los técnicos con responsabilidades: interventores, tesoreros y secretarios municipales. Muchos están rozando la quiebra. Cualquier pueblo cuenta con telecentro (es decir, un edificio dotado de varios ordenadores y acceso a Internet), centro social (donde se reúnen los jubilados para jugar a las cartas o las señoras para hacer manualidades), consultorio médico, edificio consistorial noble con despachos propios de empresas del Ibex 35, y algunos más privilegiados hasta guardería, colegio, polígono industrial, piscinas, pistas de padel o polideportivo; al igual que cualquier capital de provincia tiene su aeropuerto, su universidad, su auditorio, su museo emblemático, sus centros cívicos, su gran espacio multiusos cubierto o su recinto ferial…y además con firma de arquitectos de marca: suizos, japoneses, fosters o calatravas.

La mayoría de todas esas infraestructuras se construyeron o rehabilitaron con fondos europeos y con ingresos que procedían de la burbuja inmobiliaria (venta de terrenos municipales para construir viviendas e impuestos por licencias de obras). Pero la fiesta se acabó, Europa cerró el grifo y la burbuja estalló. Ahora hay que mantener esas infraestructuras (gasto corriente) y terminar de pagar las inversiones (amortizaciones y gastos financieros).

Mientras tanto, se pide a los empresarios una quita en sus deudas con los ayuntamientos para poder cobrar los más de 35.000 millones que les nos adeudan. ¿Para cobrar antes del plazo de 45 días en 2012 según la ley? No, para, simplemente cobrar. De broma. Igual parece poca quita los costes financieros de aguantar sin cobrar. O el coste de adelantar el IVA. La única medida alternativa que se podría aceptar es la renuncia a reclamar los legítimos intereses de demora, bastante ajustaditos (al 4% de interés legal) si los comparamos con el 20% o hasta el 40% de recargo si pagas un tributo o una multa con retraso. Un país de pandereta. Lo dicho, Poltergeist.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-3a

Mis redes sociales y su uso

Se acerca el congreso iRedes, en su segunda edición de nuevo en Burgos, y toca hacer balance de mi presencia social media. No mido el tiempo que dedico a las redes sociales (ni me importa). No voy a hablar del cuánto sino del cómo.

Facebook lo uso, casi exclusivamente, con amigos. Es cierto que si bien entro prácticamente a diario desde 2008, cada vez interactúo menos; este otoño decidí hacer limpieza y me cargué más de 60 amigos. Sobre todo eliminé perfiles que no eran personas, que para eso están las páginas. Creo que en breve haré otro barrido. ¿Será el llamado síndrome de fatiga social? No sé. Me interesa también la información que comparten las páginas de empresas y organizaciones que me gustan, y creo que el potencial de los grupos está sin explotar. Últimamente uso bastante Facebook para compartir los enlaces a las entradas de este blog.

Twitter me tiene absolutamente enganchado desde el verano de 2010. Lo utilizo para informarme, para opinar y también para divertirme. Es genial tener un resumen de noticias breves en el Timeline. Es maravilloso, por ejemplo, poder leer los consejos de Jesús Encinar y Martín Varsavsky o descubrir blogs interesantes. Y si consigues mantener un diálogo virtual con una persona que crees inaccesible, ya es la leche. O ver contenidos en primicia por ese reciente vicio periodístico de lanzar bonus para twitteros. Y cuando sigues la etiqueta de un evento, la experiencia es muy enriquecedora: se unen las opiniones de los participantes junto al resumen del propio acto. También uso bastante los mensajes directos pese a la limitación de los 140 caracteres. Generalmente accedo desde los clientes oficiales para iOs o Mac, ya que no termino de desenvolverme bien con HootSuite, TweetDeck y demás aplicaciones.

Instagram es una maravilla. Un perfecto ejemplo de start-up americana. Hoy en día tiene diez empleados (el uno de enero solo eran siete) y más de once millones de usuarios. Ni siquiera tiene página web, tan solo un blog. Y es una aplicación imprescindible si tienes un iPhone. La iphonegrafía es más que una moda. ¿Para que llevar otra cámara de fotos adicional si ya tienes una en el móvil? Es el nuevo paso que van a dar (o ya están dando) los smartphones: revolucionar el mundo de la fotografía a través del móvil. Yo soy un Instagramer. Sus opciones son sencillas de usar. Y engancha. Su conectividad con Twitter es otro de sus puntos fuertes. Limitaciones: solo sirve para usuarios de iPhone, al menos de momento

Foursquare es para mi, hoy en día, solo diversión y hasta con cierto pique sano por tener más mayors (alcaldías) entre los amigos. Pero es una bomba que puede explotar en cualquier momento si entran en juego los propios lugares con recomendaciones y ofertas asociadas a la geolocalización.

LinkedIn es una muy buena herramienta profesional que no estoy exprimiendo. Tengo presencia, pero no desarrollo una estrategia. Y es un error que intentaré enmendar. Los debates de los grupos es uno de sus activos más importantes, y una participación activa exige tiempo y conocimientos. Pero creo que incluso sin una estrategia clara, al menos hay que estar con un buen perfil que potencie tu marca personal y formar parte de grupos de interés.

Pinterest me parece interesante, aunque llevo apenas dos semanas y no he cogido el truco. Es la red de moda, así que algo tendrá.

Google+ no me gusta. No termina de engancharme.

Skype, WhatsApp, iMessage o FaceTime no son redes sociales en sí mismas pero su uso es 100×100% social. Skype apenas lo utilizo; iMessage no me convence y solo es un recurso desde el iPad cuando el destinatario no tiene WhatsApp, que me parece, si no la mejor App, una de las mejores para móviles: completa, sencilla y con toda la información necesaria (confirmación de recepción de mensajes, hora de última entrada…) a pesar de sus problemas de seguridad; FaceTime es una estupenda herramienta de videollamada wifi entre dispositivos Apple que uso con gente muy cercana, sobre todo con mi mujer desde el iMac de la oficina.

Tan relevante como su uso es el dispositivo de entrada: LinkedIn desde el iMac; Facebook desde el iPad; Instagram y Foursquare, obviamente, desde el iPhone; y Twitter…¡desde todos!

Y tú, ¿cómo, por qué y dónde usas las redes?

NOTA: Lo más importante de la presencia 2.0 es generar contactos de confianza, y esos solo se consiguen en la vida real, así que nos vemos en iRedes.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace cortohttp://wp.me/p1yi88-3g