Seis (6) millones

De parados. Sí, seis (6) millones. Eso aseguran estos días expertos como AFI-Analistas Financieros Internacionales presidida por el otrora ministrable Emilio Ontiveros. Pero el anuncio no nos pilla por sorpresa, pues el pasado otoño ya lo predijeron algunos analistas económicos.

Si detrás de cada parado hay un drama personal, lo que hay detrás del millón y medio largo de familias que tienen en paro a todos los miembros de la unidad familiar en edad de trabajar, es un auténtica tragedia.

Estar en paro no es estar inactivo. O no debería de serlo. Más bien al contrario, un parado tiene que, al menos, dedicar ocho horas diarias a la búsqueda activa de empleo. Y por búsqueda activa de empleo me estoy refiriendo a personalizar y adaptar su currículum a cada puesto al que opta; a explotar su red de contactos; a formarse y/o a reciclarse; a navegar por las páginas web de empleo; a participar activamente en redes sociales profesionales como Linkedin; a asistir a algún networking, foros de debate profesionales, ferias de empleo y eventos similares. Y por supuesto, debe dedicar un valioso tiempo a la barra del bar. En España, una gran arma es dejar caer en un bar una idea o situación para que se corra la voz. A casa no te van a ir a buscar. Propagar que necesitas un trabajo no es algo malo.

Otro paso imprescindible es acudir a un intermediario laboral. No son muy efectivos en la búsqueda del empleo, ¡qué contradicción! pero sus servicios de orientación suelen ser muy útiles para buscar puntos fuertes y eliminar débiles mediante una una tutoría personalizada con un técnico, normalmente con formación en psicología o similar. Universidad, sindicatos, ayuntamientos…hoy en día se multiplican los intermediarios, duplicando servicios y costes. Elige en función del colectivo al que perteneces y te identifique más con el prestador del servicio.

También es importante tener tu marca personal. El parado tiene que venderse como si fuera un producto. Y para ello hay que diferenciarse de la competencia, es decir, del resto de parados o personas trabajando que quieren cambiar y que competirán por un puesto de trabajo. Tu marca personal tiene que hacer ver al oferente del empleo que con tu incorporación vas a aportar un valor añadido a la organización. La marca personal se crea y se cultiva, pero no se inventa.

Desde el otro punto de vista, lo complicado con la situación actual es poder ofrecer empleo. A quienes estamos en el lado de la oferta nos encantaría crear puestos de trabajo, pero a corto plazo apenas se ve más destrucción si cabe.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace cortohttp://wp.me/p1yi88-2c

Anuncios

3 comentarios el “Seis (6) millones

  1. Pingback: La reforma laboral | becario antes que empresario

  2. Pingback: La reforma laboral » Blog de Samuel Casado · Becario antes que empresario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s