Diez claves para que tu evento sea perfecto (y II)

 

Continuando con la serie de consejos para un evento perfecto, van los cinco siguientes:

6) Backchannel.
Si hay un detalle que ha cambiado el comportamiento de los asistentes a un evento, es el backchannel. Se trata de algo tan sencillo como colocar una pantalla lateral que muestra en tiempo real los comentarios del evento en Twitter bajo la etiqueta creada. Hay varias herramientas que te ayudan a crear el backchannel y el evento ganará: interacción entre asistentes, ponentes, organizadores y seguidores tuiteros; visibilidad on line y posicionamiento SEO; debates y preguntas en directo; análisis de la satisfacción de manera instantánea…

7) Streaming.
Contar con un servicio de videocasting es fundamental si se desea tener un gran impacto. Hoy en día el coste del streaming es bastante asequible sobre todo si se relaciona con la relevancia y visibilidad que aporta. Además, la posibilidad de colgar el evento en plataformas como YouTube es otro punto a tener en cuenta.

8) Pausas.
Planificar descansos de diez minutos cada dos horas es lo normal. Es el tiempo necesario para un café, un cigarrito, una llamada, o estirar las piernas… Además, si hay varios ponentes se debe dejar un breve margen entre ellos, para que se acomoden, prueben sus presentaciones, etc.

9) Networking.
Si tras el preceptivo turno de ruegos y preguntas se organiza un coffee break, aperitivo, catering o similar (basta con unas cañas y refrescos) se conseguirá conectar a los asistentes y generar un networking activo. Si el ponente se queda, el éxito está asegurado. Es importante que se celebre en el mismo lugar para no perder asistentes.

10) Post evento.
Tan importante como organizar un evento es el análisis de sus resultados a posteriori. Se necesita articular procedimientos para el seguimiento y medición de la satisfacción de asistentes y ponentes. En los puntos anteriores hemos visto varias herramientas (etiqueta de Twitter y backchannel) que nos ayudan a conocer la opinión de los participantes, pero hay tres fundamentales: encuestas, votaciones y debates. Si el evento cuenta con un grupo en LinkedIn es muy interesante abrir un debate sobre las conclusiones del acto: los asistentes suelen participar activamente para alargar el networking y conseguir visibilidad. Las encuestas tienen el inconveniente del escaso índice de respuesta: generalmente encontramos opiniones extremas, ya que solo contestan los insatisfechos y los súper satisfechos. Las votaciones suelen ser más dinámicas: en Iniciador Burgos seleccionamos varias frases del ponente y lanzamos la elección de la mejor. Hay más alternativas tan válidas como las anteriores, pero algo hay que hacer, porque si se puede medir, se puede mejorar.

No he entrado a valorar la convocatoria y su difusión, y seguro que además me he dejado algún punto clave que estaré encantado de añadir. ¿Qué echas en falta cuando asistes a eventos?

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-4L

Diez claves para que tu evento sea perfecto (I)

Cada vez asistimos a más actos: ponencias, charlas, presentaciones, jornadas, galas…y la organización de algunas es excelente, mientras que otras dejan mucho que desear. En base a mi experiencia como asistente y como organizador, comparto diez claves, cinco en esta primera parte, para que un evento sea perfecto.

1) El lugar.
Elegir el sitio que acoge un evento es como decidir la localización de un negocio: un alto porcentaje de éxito se consigue con una buena decisión. Lugar accesible a pie y en coche (parking cercano), capacidad suficiente para la previsión de asistencia (no hay nada más triste que ver 20 personas en un salón de actos para 250), asientos cómodos y con tomas de corriente para portátiles, smartphones y tablets, buena acústica y correcta iluminación, son las características que garantizan una buena elección.

2) Inscripción previa.
Aunque parezca una obviedad, todo evento debe tener un proceso de registro. De esta forma, los organizadores conocerán el número de asistentes y su perfil (clave para el posterior seguimiento y fidelización), así como la adecuación y la capacidad del lugar previsto. El proceso de inscripción debe de ser sencillo y rápido. Hay muchos servicios on-line, pero Ticketea destaca por ser completo, justo (si tu evento es gratis, los servicios de Ticketea también) y sencillo. Además permite la impresión de acreditaciones, o su uso como e-tickets a través de la app CheckPoint para dispositivos iOs.

3) Acreditaciones XXL.
Si el momento clave del evento es el networking, identificar a las personas será más sencillo con acreditaciones tamaño XXL. Junto al nombre y empresa, se puede añadir los perfiles en Twitter o LinkedIn para mantener el contacto post evento. La cartulina con un imperdible no sirve salvo como recurso de emergencia.

4) Zona lounge.
La zona de relax es imprescindible si el evento dura más de tres horas. Debe disponer de unos sofás o pufs cómodos (en Pufmanía los personalizan con el logo del evento o empresa), tomas de corriente eléctrica (a menudo se ocupa la zona lounge para cargar el smartphone y realizar alguna llamada), algo dulce (para cargar las otras baterías, las nuestras) y música chill out. Si además se dispone de una pantalla para seguir el evento, mejor.

5) Conexión wifi gratuita.
En el mundo de los smartphones y las tablets, asistir a un evento sin conectividad es uno de los fallos más comunes hoy en día. Ofrecer una conexión estable y con el ancho de banda suficiente es lo mínimo que se pide. La contraseña puede ser el propio nombre del evento para evitar confusiones y asegurarnos que al acabar el mismo se elimina el acceso a esa red.

Continuará…

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-4s

Ocho consejos para un networking eficaz (y II)

En la entrada anterior ofrecí los cuatro primeros consejos para un networking eficaz. Aquí van los cuatro siguientes…¡más uno de regalo!

5) Calidad siempre es mejor que cantidad.
Cuida tus contactos antes y después del networking. Cuando solicites un contacto en LinkedIn acompáñalo de un mensaje personalizado: dirígete a esa persona por su nombre y si no es alguien cercano, menciona porqué quieres agregarle a tu red (compartimos grupo, estudiamos juntos, ayer coincidimos en el evento X, o me parece interesante tu actividad). El valor no está en el número sino en el feedback que aportan esos contactos. Utiliza estrategias similares en Twitter: sé generoso y haz follows de vuelta a los seguidores que aporten a tu Timeline; comparte opiniones e información útil; agradece los RT y usa los mensajes directos para conversaciones o discusiones privadas.

6) No aislarse en la estrategia online.
Si el evento es offline obviamente es para desvirtualizarse, hablar y establecer contactos. No te aisles con tu smartphone o tablet dedicándote únicamente a twittear o escribir en tu blog todo lo que oyes y ves. Ese no es el objetivo. Yo suelo usar dos prácticas herramientas online para ahorrar tiempo y centrarme en el offline: 1) la app de Moleskine para iOs me permite anotar en mi iPhone ideas, datos curiosos o nombres de gente que me interesa contactar; 2) en Twitter publico frases con la etiqueta del evento para poder revisarlas en otro momento.

7) Llevar el kit del networker
No olvides tus tarjetas de visita. Son útiles y baratas. Éstas deben mostrar datos actuales (dirección, teléfonos…) y es imprescindible que además contengan tu nombre y apellidos, puesto de trabajo y distintas formas de contacto (fijo, móvil y correo electrónico). Algunas personas añaden sus cuentas en Twitter (si son de uso profesional), Skype o incluso un código QR para pasar los datos al smartphone mediante una foto. Si tienes material publicitario de pequeño tamaño (usb, imán, post-it, bolígrafo…) también puedes llevarlo como detalle. Si es original y/o práctico, ganarás visibilidad y los asistentes recordarán fácilmente a tu empresa.

8) Mantener el contacto post-evento.
Durante el networking intercambiarás tarjetas de visita. Si en la conversación se acuerda mandar una información por correo electrónico, ni lo olvides ni te demores. Envía esos datos y haz un seguimiento de ello: ese contacto será de confianza si consigues interactuar fuera del networking. Completa tu estrategia con una llamada telefónica o una visita. Participa en las iniciativas post-evento: debates en redes, informes de conclusiones, votación de la mejor frase o mejor presentación, etc.

Consejo final de propina: los objetivos nunca se consiguen totalmente durante el propio evento, se logran en acciones posteriores. El networking no es el fin, es un medio más.

¿Y tú como consigues que tus eventos de networking sean un éxito? Comparte tus consejos en los comentarios y los recogeré en un nuevo post.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-48

Ocho consejos para un networking eficaz (I)

Desde hace dos años están proliferando los eventos de networking. Durante mi etapa en el servicio de empleo de la universidad ya se mencionaba al networking como la herramienta más eficaz para la inserción laboral, la mejora de empleo y el establecimiento de contactos para hacer negocios. Con mi experiencia acumulada como Co-organizador de Iniciador Burgos, evento de networking de emprendedores para emprendedores, y como participante en otros similares, ofrezco ocho prácticos consejos (en esta 1ª parte del post van los cuatro primeros) para participar con éxito en reuniones profesionales y conseguir resultados online y offline:

1) Mantener actualizados los perfiles en redes sociales.
Muchos de los eventos de networking  tienen su origen en las redes sociales, generalmente en Twitter y LinkedIn. Mantener el perfil actualizado y con una foto reciente es clave. Ser cuidadoso al elegir los nombres de usuario y las fotos en redes sociales es muy importante, ya que son tu carta de presentación. Y no mientas. No todo el mundo puede ser gerente, CEO, director general o ingeniero jefe. Si no ocupas puestos relevantes en tu vida laboral, seguro que tienes una buena formación o unas habilidades que te aportan esa diferenciación. Dedicar cinco minutos al mes a completar o actualizar un perfil profesional no es un tiempo relevante y nuestra marca personal saldrá fortalecida.

2) Llegar diez minutos antes de la hora de inicio del evento.
Es una forma de conseguir visibilidad, elegir buen sitio y sobre todo tener la posibilidad de hablar brevemente con los organizadores o invitados. Preséntate sin miedo e incluso haz alguna pregunta al ponente. Además es una actitud que demuestra respeto hacia los demás y una buena organización de tu tiempo.

3) Preparar presentaciones.
Y digo bien presentaciones en plural, es decir varias. Habitualmente se conceden turnos para la presentación de perfiles y empresas pero en función del tipo de evento y del número de asistentes, la presentación será corta, de apenas 30 segundos o más extendida, tres o cuatro minutos. Y dependiendo del perfil de los participantes, si es un networking sectorial o si al contrario los networkers son heterogéneos, la presentación será diferente. En ocasiones esos detalles no se conocen hasta el momento de llegar al evento por lo que es necesario llevar preparadas distintas alternativas y otras veces se dispone de una web para colgar la presentación con anterioridad y que los asistentes lleguen con ellas vistas previamente.

4) Mostrar una actitud participativa.
Si acudes a un evento de networking es para ver y ser visto. Sé participativo, interactúa y comunícate pero no monopolices las conversaciones: escucha, tu “discurso” es bueno pero siempre se aprende más del resto que de uno mismo (excepto de tus propios errores). Una actitud de comercial agresivo que solo quiere vender no suele ser la más apropiada: el networking es un evento para conocerse, las ventas pueden llegar en un contacto posterior.

Continuará…

PD: Si te han parecido útiles los consejos anteriores, seguro que te interesa este post de un experto en networking activo, Emilio Márquez: 7 consejos para asistir con éxito a una reunión de networking.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-3W

La reforma laboral

La reforma laboral ya está aquí. Tras la falta de acuerdo en las negocaciones previas entre sindicatos y patronal, el Gobierno ha legislado.

Y tras la reforma, ¿qué hay? Una promesa incumplida y más destrucción de empleo a corto plazo.

La ventaja de prometer que no se va a cambiar algo que es necesario y urgente cambiar es, que en la necesidad del cambio se diluye la promesa incumplida. Pero ya van dos: 1) No subiremos los impuestos y 2) No abarataremos el despido. Y eso a medio plazo se paga…en las urnas.

Pese a la reforma laboral, el paro crecerá con el horizonte de los seis millones de parados. Sí. Las empresas y autónomos necesitan liquidez. Las familias también. Pero el sistema bancario está dificultando el acceso a la financiación. Y no hay consumo interno. Para crecer hay que vender en mercados exteriores, y las pymes tienen grandes barreras a la exportación; la primera, en la cabeza: no se creen nos creemos capaces. Además, la morosidad está ya en el 8,51%, hace un año rondaba en 5,30% frente al 2,6% de media en Europa, y el incumplimiento de los plazos de pago previstos en la Ley 15/2010 (medias de 98 y 162 días para empresas privadas y AA.PP. respectivamente frente a los 75 y 40 que exige la ley) asfixian la tesorería de las empresas. Por no hablar del desastre de tener que adelantar el IVA de las facturas no cobradas. O de las deudas de AA.PP. que no se pueden compensar. ¿Por qué una empresa ha de pagar un impuesto al ayuntamiento o comunidad autónoma que le debe dinero? O de las insensatas reivindicaciones sindicales de hacer cumplir los convenios firmados en épocas de bonanza. Por ejemplo, el del metal de la provincia de Burgos: IPC + 1%= 3,4% de subida salarial para 2012. Una locura. Un suicidio. La ecuación es sencilla: menos horas de trabajo y más salario igual a menor productividad, menor competitividad y más trabas, ya no a la creación de empleo, sino al mantenimiento de las plantillas.

Mariano Rajoy anunció en campaña que reformaría el mercado laboral. También anunció la compensación de deudas entre empresas y AA.PP., o la modificación fiscal que no obligue a adelantar el IVA facturado no cobrado. Creo sinceramente que era más urgente lo segundo que lo primero. ¿Quién va a crear empleo sin liquidez para poder pagar esas nóminas? Ojalá me equivoque.

La reforma es un buen primer paso, pero insuficiente. Se sigue fomentando la discriminación (esa mal llamada positiva) entre trabajadores: si tienes 30 años es más fácil que te contraten que si tienes 31; o si eres parado de larga duración más fácil que si llevas solo un mes en la cola del INEM; o si eres mujer en un sector tradicionalmente masculino más fácil que si eres mujer en un sector femenino. Lo justo sería la libre contratación, con medidas de apoyo para todos los contratos o para ninguno.

El abaratamiento del despido, priorizar los pactos de empresa sobre los convenios colectivos y la agilidad en la tramitación de los ERE´s eran medidas tan esperadas que no han sorprendido a nadie. La flexibilidad es una de las mejores medidas de la reforma. Si en todos los procesos de selección se requiere “adaptación al cambio” y “polivalencia” ¿por qué luego la normativa laboral lo impide? Ahora se da un paso para adaptar las plantillas a las necesidades cambiantes de la realidad dentro de las organizaciones.

La lucha contra el absentismo y el fraude es una declaración de intenciones que necesita una amplia dotación de recursos para ser eficaz. Bienvenido sea de todas formas ese cerco a la economía sumergida.

Algunas voces han echado de menos medidas más drásticas como el despido libre y los mini jobs. Este es un primer ajuste, ya veremos como queda el mercado laboral a finales de año porque el BOE vía papel (o pdf) lo aguanta todo, pero para ver su eficacia tendremos que esperar unos meses.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-2w

Seis (6) millones

De parados. Sí, seis (6) millones. Eso aseguran estos días expertos como AFI-Analistas Financieros Internacionales presidida por el otrora ministrable Emilio Ontiveros. Pero el anuncio no nos pilla por sorpresa, pues el pasado otoño ya lo predijeron algunos analistas económicos.

Si detrás de cada parado hay un drama personal, lo que hay detrás del millón y medio largo de familias que tienen en paro a todos los miembros de la unidad familiar en edad de trabajar, es un auténtica tragedia.

Estar en paro no es estar inactivo. O no debería de serlo. Más bien al contrario, un parado tiene que, al menos, dedicar ocho horas diarias a la búsqueda activa de empleo. Y por búsqueda activa de empleo me estoy refiriendo a personalizar y adaptar su currículum a cada puesto al que opta; a explotar su red de contactos; a formarse y/o a reciclarse; a navegar por las páginas web de empleo; a participar activamente en redes sociales profesionales como Linkedin; a asistir a algún networking, foros de debate profesionales, ferias de empleo y eventos similares. Y por supuesto, debe dedicar un valioso tiempo a la barra del bar. En España, una gran arma es dejar caer en un bar una idea o situación para que se corra la voz. A casa no te van a ir a buscar. Propagar que necesitas un trabajo no es algo malo.

Otro paso imprescindible es acudir a un intermediario laboral. No son muy efectivos en la búsqueda del empleo, ¡qué contradicción! pero sus servicios de orientación suelen ser muy útiles para buscar puntos fuertes y eliminar débiles mediante una una tutoría personalizada con un técnico, normalmente con formación en psicología o similar. Universidad, sindicatos, ayuntamientos…hoy en día se multiplican los intermediarios, duplicando servicios y costes. Elige en función del colectivo al que perteneces y te identifique más con el prestador del servicio.

También es importante tener tu marca personal. El parado tiene que venderse como si fuera un producto. Y para ello hay que diferenciarse de la competencia, es decir, del resto de parados o personas trabajando que quieren cambiar y que competirán por un puesto de trabajo. Tu marca personal tiene que hacer ver al oferente del empleo que con tu incorporación vas a aportar un valor añadido a la organización. La marca personal se crea y se cultiva, pero no se inventa.

Desde el otro punto de vista, lo complicado con la situación actual es poder ofrecer empleo. A quienes estamos en el lado de la oferta nos encantaría crear puestos de trabajo, pero a corto plazo apenas se ve más destrucción si cabe.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace cortohttp://wp.me/p1yi88-2c

Jobs, no jobs, mini jobs

Tras la muerte de Steve Jobs se popularizó la foto homenaje que desde Apple se colgó en la página web de la compañía de la manzana mordida. Su obsesión por la perfección en los detalles y su pasión por el diseño junto con la facilidad de uso fueron parte del secreto del éxito de la originaria Macintosh. La reinvención del mercado musical con el iPod y la tienda virtual iTunes, el revolucionario iPhone, los fantásticos iMac o la explotación de un nicho de mercado como las tabletas con el iPad son hitos en la trayectoria de Apple en la segunda etapa de Jobs al frente de la misma.

Entre sus 313 patentes registradas hay maquetas de productos ya lanzados, curiosidades, gadgets y sueños imposibles (o quizás no tan imposibles) que The New York Times ilustra perfectamente en las fotos de este enlace interactivo.

Entre otras muchas ventajas y satisfacciones como usuario, a Steve Jobs los maqueros le agradeceremos siempre que dejamos de ser los raros y pasamos a ser respetados, admirados y envidiados. Hasta los famosos presumen de ello. Se ha perdido el miedo.

Siguiendo con los homenajes a Steve Jobs, en los días posteriores a su muerte se jugó con la ironía en la foto parodia de ZP y su “no jobs”. Por desgracia, los casi cinco millones de parados en España no les importa mucho Steve Jobs ni el iPad ni el iMac ni Apple. Les importa mucho salir de su drama personal y profesional que supone la pérdida de empleo. Pero si pensábamos que en 2011 ya habíamos tocado fondo, parece que durante el primer semestre de 2012 lo pasaremos incluso peor. Hay cerca de dos millones de personas que no reciben prestación alguna. Entre estos parados de larga duración hay miles que posiblemente nunca logren un trabajo. Sin formación, sin un oficio o profesión, es el mal llamado paro estructural, incapaz de adaptarse a un entorno cambiante. Y el paro juvenil en tasas del 40%. Es nuestra situación actual, pero es si cabe más preocupante las circunstancias que están hipotecando nuestro futuro: el éxodo de talento, la fuga de cerebros a países con economías en crecimiento como Alemania, la desinversión de grupos internacionales, la búsqueda de mercados emergentes (Brasil, China) por los emprendedores o el refugio de capital en mercados más seguros.

¿Son los mini jobs la solución? ¿Generarán más desigualdad? ¿Maquillarán las cifras de paro? ¿Se aceptarán mini sueldos para trabajos que antes se retribuían con el SMI? El Banco Central Europeo ha recomendado a España su implantación siguiendo el modelo alemán. La patronal CEOE también. Rajoy dice que lo estudiará. España no es Alemania. Un parado sin prestaciones o un estudiante seguramente prefieran cobrar 400 € por un trabajo que no requiera cualificación antes que seguir sin ingreso alguno. Está demostrado que es más fácil encontrar trabajo estando ya ocupado que inactivo. Lo peligroso es que pasemos de ser mileuristas a mini jobbers. O que esa situación transitoria se convierta en permanente. La clave es si las pymes necesitan contratar, vía mini empleos u otra modalidad contractual. Ahora mismo no. Uno de los miembros de la plataforma del 15-M en Barcelona volvió a recordar la vieja demanda de una renta básica universal. Claro, los mini empleos no son la solución para ellos. Pero no se han parado a pensar si esa renta básica la pagarían los mismos que la reciben bien mediante una carga impositiva directa o indirecta o bien mediante una pérdida de capacidad adquisitiva por el incremento de precios.

Lo que necesitamos es más emprendedores como Steve Jobs que generen jobs (empleos) mini jobs (mini empleos) y super jobs (súper empleos).

Si quieres compartir esta entrada, aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-G