Ciudadanos 2.0: conecta2 y enreda2

Retrocedamos a 2006 (tan solo hace 5 años) y pensemos en esta situación en la que un amigo cualquiera te dice lo siguiente: “Mañana voy al networking de un grupo que he conocido en Facebook. Uno de los organizadores contactó conmigo a través de Linkedin y me pareció interesante su propuesta. ¿Te vienes? Si no, también puedes seguir el evento en streaming o en tu TimeLine mediante los comentarios en Twitter con el hashtag #iniciador. Luego se colgarán las fotos en Instagram y el video de la ponencia en Youtube. Si te animas mándame un whatsapp.”

Seguramente, además de no entender casi nada de lo que nos decía ese amigo, tan solo Youtube tenía un uso generalizado y el resto de redes y aplicaciones o no existían o apenas estaban naciendo, pensaríamos que nuestro amigo es un friki o que se ha montado en el famoso DeLorean de Doc Emmet Brown junto a Marty McFly en un remake de Regreso al Futuro. ¡Y solo hemos retrocedido 5 años atrás! Durante ese período 2006-2011, es probable que mantengas tu misma casa (aunque devaluada un 20%), mismo coche, mismo trabajo o al menos trabajo (¡qué suerte!), mismos amigos, misma forma de vestir, de desplazarte…pero seguro que ha cambiado la forma de comunicarte con tu entorno; has cambiado de móvil, y no una, sino varias veces. Es más, ahora no tienes un móvil, usas (y presumes) de smartphone. Y seguramente tengas desees una tableta. ¿Tanto hemos cambiado? En el fondo no, en las formas de comunicarnos, informarnos y socializarnos es obvio que sí.

Bajo la misma estructura del ejemplo anterior, tienen cabida millones de ejemplos, tantos como usuarios y tantos como perfiles tienen esos usuarios. En este tiempo también las administraciones públicas han puesto su granito (pequeñito) de arena creando perfiles en las redes, oficinas virtuales, registros electrónicos y  aplicaciones para la tramitación telemática de documentos. Por contra, la velocidad de navegación y las tarifas son el elemento diferenciador negativo de España respecto a los países de nuestro entorno.

Pero, ¿por qué estar conectados? ¿Y por qué enredados? Pues la respuesta es otra pregunta: ¿Y por qué no? Si no participas, te estás perdiendo algo, yo diría que mucho. En la sociedad actual hay otro tipo de analfabetos: los digitales. Y la brecha digital será más amplia con el tiempo, pues ya se están incorporando a la sociedad los nativos digitales, esos niños que nacieron y aprendieron dominando los medios de creación, difusión y comunicación digitales y que gestionan su identidad en la red con soltura bajo una estrategia predefinida, consiguiendo sus objetivos. Con igual o incluso menos talento y habilidades que sus competidores analfabetos digitales, los nativos digitales conseguirán mejores resultados en su vida social y laboral.

El progreso tecnológico es un aliado que bien utilizado siempre ha generado avances y riqueza, aprovechémoslo. Para el ocio o para el negocio: vive conectado, vive enredado.

Si quieres compartir esta entrada, aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-p

Anuncios