Bautismo bloguero

Que sí, venga, me animo; que no, no me atrevo…pero, para qué. Si no lo tengo claro…en wordpress, en blogger…Vale, ya está. Elijo el diseño, edito el menú, hago una prueba, otra y otra más; cambio el Theme; éste es perfecto; o no, no tan perfecto…ahora me gusta menos. Ya está. Éste sí. Creo que…bueno, no está tan bien. Lo cambio; ahora mejor; creo que sí. Definitivamente sí. Vamos…

Bueno, al final, me lanzo sin mayores pretensiones que tener un espacio propio en el que opinar, expresarme, incluso ayudar y, por qué no, sobre todo divertirme.

El título lo dice todo y al mismo tiempo no dice nada: fui (dos años) becario antes que empresario; creo que es tremendamente positivo vivir esa etapa antes de trabajar por cuenta propia o ajena. En parte todo lo mundo lo hace, pues habitualmente durante nuestros primeros pasos de vida laboral vivimos un periodo de aprendizaje, de adquisición de experiencia, de probar si vales o no, si te gusta o no tu profesión u oficio. Pero con una beca o práctica de verdad, no de fotocopias y cafés. Esas, que alguna hay todavía, son una pérdida de tiempo para el becario y para el empleador.

Hablaremos (yo, entradas; tú, comentarios) de empresas y retos, de emprender y de in-prender, de actualidad y de pasado, de ocio y negocios, de ventanas y de tecnología, de lo que yo quiera…y de lo que tú me digas.

Te espero.

¡Bautizado!

PD: Por cierto, este verano hemos tenido a una estudiante de la Universidad de Burgos en prácticas en nuestro equipo. Yo he sido su tutor. La becaria encantada; la empresa tanto o más. Repetiremos.

Si quieres compartir esta entrada, aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-b