Ocho consejos para un networking eficaz (I)

Desde hace dos años están proliferando los eventos de networking. Durante mi etapa en el servicio de empleo de la universidad ya se mencionaba al networking como la herramienta más eficaz para la inserción laboral, la mejora de empleo y el establecimiento de contactos para hacer negocios. Con mi experiencia acumulada como Co-organizador de Iniciador Burgos, evento de networking de emprendedores para emprendedores, y como participante en otros similares, ofrezco ocho prácticos consejos (en esta 1ª parte del post van los cuatro primeros) para participar con éxito en reuniones profesionales y conseguir resultados online y offline:

1) Mantener actualizados los perfiles en redes sociales.
Muchos de los eventos de networking  tienen su origen en las redes sociales, generalmente en Twitter y LinkedIn. Mantener el perfil actualizado y con una foto reciente es clave. Ser cuidadoso al elegir los nombres de usuario y las fotos en redes sociales es muy importante, ya que son tu carta de presentación. Y no mientas. No todo el mundo puede ser gerente, CEO, director general o ingeniero jefe. Si no ocupas puestos relevantes en tu vida laboral, seguro que tienes una buena formación o unas habilidades que te aportan esa diferenciación. Dedicar cinco minutos al mes a completar o actualizar un perfil profesional no es un tiempo relevante y nuestra marca personal saldrá fortalecida.

2) Llegar diez minutos antes de la hora de inicio del evento.
Es una forma de conseguir visibilidad, elegir buen sitio y sobre todo tener la posibilidad de hablar brevemente con los organizadores o invitados. Preséntate sin miedo e incluso haz alguna pregunta al ponente. Además es una actitud que demuestra respeto hacia los demás y una buena organización de tu tiempo.

3) Preparar presentaciones.
Y digo bien presentaciones en plural, es decir varias. Habitualmente se conceden turnos para la presentación de perfiles y empresas pero en función del tipo de evento y del número de asistentes, la presentación será corta, de apenas 30 segundos o más extendida, tres o cuatro minutos. Y dependiendo del perfil de los participantes, si es un networking sectorial o si al contrario los networkers son heterogéneos, la presentación será diferente. En ocasiones esos detalles no se conocen hasta el momento de llegar al evento por lo que es necesario llevar preparadas distintas alternativas y otras veces se dispone de una web para colgar la presentación con anterioridad y que los asistentes lleguen con ellas vistas previamente.

4) Mostrar una actitud participativa.
Si acudes a un evento de networking es para ver y ser visto. Sé participativo, interactúa y comunícate pero no monopolices las conversaciones: escucha, tu “discurso” es bueno pero siempre se aprende más del resto que de uno mismo (excepto de tus propios errores). Una actitud de comercial agresivo que solo quiere vender no suele ser la más apropiada: el networking es un evento para conocerse, las ventas pueden llegar en un contacto posterior.

Continuará…

PD: Si te han parecido útiles los consejos anteriores, seguro que te interesa este post de un experto en networking activo, Emilio Márquez: 7 consejos para asistir con éxito a una reunión de networking.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace corto: http://wp.me/p1yi88-3W

Anuncios

Seis (6) millones

De parados. Sí, seis (6) millones. Eso aseguran estos días expertos como AFI-Analistas Financieros Internacionales presidida por el otrora ministrable Emilio Ontiveros. Pero el anuncio no nos pilla por sorpresa, pues el pasado otoño ya lo predijeron algunos analistas económicos.

Si detrás de cada parado hay un drama personal, lo que hay detrás del millón y medio largo de familias que tienen en paro a todos los miembros de la unidad familiar en edad de trabajar, es un auténtica tragedia.

Estar en paro no es estar inactivo. O no debería de serlo. Más bien al contrario, un parado tiene que, al menos, dedicar ocho horas diarias a la búsqueda activa de empleo. Y por búsqueda activa de empleo me estoy refiriendo a personalizar y adaptar su currículum a cada puesto al que opta; a explotar su red de contactos; a formarse y/o a reciclarse; a navegar por las páginas web de empleo; a participar activamente en redes sociales profesionales como Linkedin; a asistir a algún networking, foros de debate profesionales, ferias de empleo y eventos similares. Y por supuesto, debe dedicar un valioso tiempo a la barra del bar. En España, una gran arma es dejar caer en un bar una idea o situación para que se corra la voz. A casa no te van a ir a buscar. Propagar que necesitas un trabajo no es algo malo.

Otro paso imprescindible es acudir a un intermediario laboral. No son muy efectivos en la búsqueda del empleo, ¡qué contradicción! pero sus servicios de orientación suelen ser muy útiles para buscar puntos fuertes y eliminar débiles mediante una una tutoría personalizada con un técnico, normalmente con formación en psicología o similar. Universidad, sindicatos, ayuntamientos…hoy en día se multiplican los intermediarios, duplicando servicios y costes. Elige en función del colectivo al que perteneces y te identifique más con el prestador del servicio.

También es importante tener tu marca personal. El parado tiene que venderse como si fuera un producto. Y para ello hay que diferenciarse de la competencia, es decir, del resto de parados o personas trabajando que quieren cambiar y que competirán por un puesto de trabajo. Tu marca personal tiene que hacer ver al oferente del empleo que con tu incorporación vas a aportar un valor añadido a la organización. La marca personal se crea y se cultiva, pero no se inventa.

Desde el otro punto de vista, lo complicado con la situación actual es poder ofrecer empleo. A quienes estamos en el lado de la oferta nos encantaría crear puestos de trabajo, pero a corto plazo apenas se ve más destrucción si cabe.

Si quieres compartir esta entrada aquí tienes el enlace cortohttp://wp.me/p1yi88-2c